X
Se você é lojista
Entre em contato com os nossos canais de venda
0800 14 5737
Se você é consumidor final
Entre em contato com nosso SAC para indicações
0800 707 3703
*Compras efetuadas em sites de terceiros
não são de nossa responsabilidade

La almohada tiene un papel indispensable en la vida de las personas cuando se trata de una noche de sueño de calidad. Después de todo, ¿qué sería una noche cómoda sin él? Responsable por el apoyo de la cabeza y por mantener la columna alineada durante el sueño, la almohada necesita algunos cuidados de higiene para que su vida útil sea mantenida.

A pesar de que existen almohadas que son lavables, se observa gran confusión, infinitas dudas y muchos engaños sobre cómo se debe lavar, como secar e incluso si es realmente interesante lavar las almohadas. Echa un vistazo a algunos consejos para mantener la calidad de su producto:

Certifique de que su almohada sea lavable

En primer lugar, observe en las instrucciones si la almohada puede lavarse y sólo la lave sI puede garantizar su SECADO COMPLETO, ya que, por definición, están hechos de materiales porosos, fibrosos, que absorben agua y humedad como verdaderas esponjas. Después de lavados conservarán gran cantidad de humedad en su interior incluso cuando aparentemente ya están secos (superficialmente).

Una prueba fácil para comprobar la eficiencia del secado es pesar la almohada antes y después de lavar. La gente quedará sorprendida con la diferencia de peso, que indica la gran cantidad de agua retenida en la almohada. Es importante señalar que, una almohada, antes de lavar, es como una ciudad, conteniendo diversos microorganismos diferentes, cuyas cantidades están en equilibrio biológico. El lavado elimina una parte de los microorganismos, rompiendo el equilibrio, lo que hace que los sobrevivientes se multipliquen violentamente, más aún si el secado ha sido incompleto.

Lavar en lavanderias especializadas

Las máquinas de uso doméstico pueden no ofrecer el rendimiento necesario para el completo secado de la almohada.

Por lo tanto, con excepción de nuestra almohada LAVABLE, que debido a su estructura aerada puede ser lavado y secado en casa, es aconsejable siempre llevar la almohada en un lavadero especializado y exigir que sigan estrictamente las instrucciones de lavado.

 

No exponga la almohada al sol

Es usual cometer el error de exponer las almohadas al sol. El sol es un excelente agente de sanitización superficial, pues los rayos ultravioletas eliminan los microorganismos de la superficie expuesta. Por eso, todos tenemos la costumbre de exponer ropa, sábanas y tejidos al sol, eliminando moho y olores desagradables. Sin embargo, en el caso de las almohadas, la vivienda de los ácaros y microorganismos no es la superficie, sino su interior. Si la almohada se expone al sol, se produce un calentamiento en su interior, un ambiente repleto de humedad, residuos de piel, grasa y secreciones de la cabeza. La elevación de temperatura causa un aumento acentuado de la proliferación de ácaros, hongos y bacterias, además de acelerar la pulverización de las heces y cadáveres de ácaros, elementos altamente alergénicos. Además, la radiación ultravioleta oxida la superficie del material de la almohada, dejándola amarillenta.

Mullir y ventilar diariamente la almohada

El ideal mullir y ventilar la almohada protegida por una funda de almohada, siempre bajo luz indirecta. Esta medida aumentará la salud y la durabilidad de la almohada.

Cambie la almohada cada dos años

Los médicos y los fisioterapeutas recomiendan su cambio cada dos años. Esto es porque las almohadas son unos de los escondites predilectos de microorganismos, que se alimentan de las secreciones que eliminamos durante el sueño. Para tener una idea, con seis meses de uso una almohada ya contiene cerca de 300 mil ácaros, y, después de dos años, hasta el 25% de su peso está formado por ácaros vivos, muertos y sus heces. Incluso una almohada con tratamiento antiácaro, después de cierto tiempo, tendrá sobre sus fibras internas una gran acumulación de los desechos arriba citados, lo que disminuye la eficiencia antimicrobiana.

© Duoflex 2018 - Todos los derechos reservados